El Banco Central decidió elevar la tasa de interés en 75 puntos base  para “evitar la acumulación de desequilibrios macroeconómicos”, por lo que ahora se sitúa en un 1,5%. La acción, según expertos, traerá variadas consecuencias, tanto para el bolsillo de las personas como al sistema financiero en general.

Luis Riveros, economista y decano de la facultad de comunicaciones de la Universidad Central, explicó que uno de los efectos que se pueden percibir tiene que ver con la caída en el precio del dólar.

Asimismo, el académico indicó que el alza va a permitir comprimir la expansión económica, que es la principal responsable del aumento de los precios, y con eso se logrará reducir la tasa de recuperación para generar un enfriamiento de la economía.

“Esa va a ser una de las razones por las cuales a lo mejor el crecimiento del empleo se va a aminorar, pero lo más fundamental es que las personas hoy van a tener un crédito más caro porque la UF va a estar más cara“, sentenció Riveros.

Aunque el economista afirmó que el ajuste tiene la intención de frenar el consumo, también tiene el efecto colateral de frenar la inversión, que “amaneció más cara de lo que era ayer” porque se eleva el costo del capital.